Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style6

Lo que no se agradece se pierde; y yo, Susana, en mi camino de sanación, fui aprendiendo a agradecer a luminosas personas que, por destino, se cruzaron en mi camino, por ejemplo: la Dra Sandra Magirena y la Lic. Sonia Jatamlavsky, mi terapeuta.

Relataré mi historia lo más brevemente posible.

En 1997, un año después de haberme casado descubrí, mediante una ecografía, que tenía dos fibromas relativamente grandes en mi útero. Mi esposo y yo queríamos tener un hijo, pero en cada intento de concebir los únicos que se hacían presentes eran los miomas. No eran mellizos, no. Eran dos odiosos fibromas. Sí, fue mucho lo que los odié y por un largo tiempo.

Entonces, un día, mi esposo y yo decidimos que no íbamos a pasar por tratamientos largos y psicológicamente dolorosos y nos ofrecimos como padres adoptivos en el Consejo de Menor y la Familia. Tras trámites interminables y varios años de espera, llegó Patricio a nuestras vidas. Sin embargo, cuando ya estábamos completos como familia, teniendo yo 40 años y sin haberlo buscado, por lo menos en forma consciente, quedé finalmente embarazada. Y ese útero de dos odiosos fibromas pasó a albergar a Gabriel, el otro amor de mi vida. Le dio espacio, nido, y perdoné a esos dos intrusos, los perdoné y les agradecí. Y le agradecí a mi útero también.

Después del parto, los fibromas se fueron haciendo más pequeños y gracias a los tratamientos homeopáticos, y a la confianza que me infundió la Dra. Sandra, no he presentado dificultades hasta ahora con mi útero, del cual estoy orgullosa.

Y para finalizar, el 9 de junio de este año di a luz a mi primera "hija", mi primer libro de poemas: “Esa mujer a lo lejos”, al que considero bien femenino y parido por mi útero, en cierta forma.


No la he pasado bien en mi vida, desde que nací, creo. Y sigo atravesando dificultades, pero apuesto a que la vida siga fluyendo. La vida, mi útero y yo; mi familia, mis sueños. Quiero seguir escribiendo. Quiero seguir creando.

Sobre Sandra Magirena

Médica UBA. Ginecóloga y Sexóloga. Especialista Certificada en Ginecología Infanto Juvenil. Miembro del Equipo de Vulnerabilidad Infanto Juvenil del Hospital Álvarez, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina.
«
Siguiente
»
Anterior

No hay comentarios:

Comentar