Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style6

Es bastante conocido que determinadas sustancias químicas utilizadas, en la industria, en agricultura y en productos de uso cotidiano podrían producir daños en la salud de los humanos.
Las alteraciones sobre la salud mas frecuentemente asociadas a la exposición con sustancias quí-micas de síntesis tanto en animales de distintas especies (peces, reptiles, pájaros, mamíferos) como en el hombre, incluyen principalmente enfermedades hormono-dependientes entre las que se encuentran: disfunciones tiroideas, alteraciones en el crecimiento, aumento en la incidencia de problemas relacionados con el tracto reproductor masculino, disminución de la fertilidad, pérdida en la eficacia del apareamiento, anomalías del comportamiento, alteraciones metabólicas evidentes desde el nacimiento, y alteraciones del sistema inmune, e incluso incremento en la incidencia de diferentes tipos de cáncer.

Se le da el nombre de Disruptor Endocrino (DE) a un grupo heterogéneo de sustancias exógenas de origen natural o sintético, (generalmente compuestos químicos contaminantes medioambientales), que interfieren en el funcionamiento del sistema hormonal, utilizando  las mismas vías biológicas por las que se producen los efectos de las hormonas endógenas.
Dado que los mensajes hormonales son organizadores de muchos momentos decisivos del desarrollo del feto y el recién nacido, representan un peligro potencial en estas etapas de la vida.

Así también el aparato reproductivo y del ciclo hormonal de la mujer depende de un armonico funcionamiento del sitema endocrino, al igual que la función espermática en el hombre.
Los DE alteran el mensaje endocrino de varias formas. Pueden mimetizar la hormona ocupando su lugar o pueden bloquear su acción compitiendo por el receptor hormonal. O sea pueden actuar cono agonistas (mismo efecto) o antagonistas (efecto contrario)y de esta manera alterar el normal funcionamiento.

El comienzo de los años 90  la comunidad científica comienza a prestar atención al tema de la exposición humana a compuestos químicos con actividad hormonal. A la lista de los y tradicionales o clásico (ej: pesticidas organoclorados  como el  DDT)se han agregado una lista considerable que esta siendo sometida a  investigación. La mayor evidencia disponible actualmente demuestra que una gran parte de los compuestos exógenos o xenobióticos identificados se comportan como estrógenos, es decir, interfieren con la hormona femenina estradiol, imitando o bloqueando su acción natural, de allí que se los conozca también como xenoestrógenos, entendiendo por tales todos aquellos compuestos que manifiestan actividad estrogénica , independientemente de su estructura química, procedencia y aplicaciones.
Algunos ejemplos : sustancias solventes (bifenilos policlorados actualmente  de uso restringido) , plásticos ( bisfenolA , ftalatos,PVC , sustancias que dan flexibilidad a los plásticos), pesticidas (DDT), pantallas solares (cinamatos, metilbenzilcamfores ), detergentes (nonilfenol) y algunos agentes farmacéuticos como el dietilbestrol , ya en desuso.


ALGUNAS DE LAS POSIBLES CONSECUENCIAS

En la mujer, el incremento de ciertas patologías, como es el cáncer de dependencia hormonal, ya sea mama, endometrio y ovario, y el alza en la incidencia de los nuevos casos de esterilidad ligada a endometriosis, entre otras causas, podrían estar relacionados también con la exposición inadvertida a los disruptores endocrinos.

Los datos epidemiológicos parecen demostrar que los desórdenes de carácter reproductivo  se han incrementado durante los últimos cuarenta años.

Se ha sugerido la hipótesis de que la exposición a DE pudiera estar ligada al incremento de estas patologías.

La exposición a los compuestos químicos con actividad hormonal no tiene por qué tener la misma repercusión sobre todos y cada uno de los individuos expuestos.

Los trabajos destacan, como un momento crítico, las etapas embrionaria, fetal y la primera infancia. Como asi también la etapa reproductiva de la mujer y el hombre.

La Dirección General para la Investigación del Parlamento Europeo publicó en 1998 un informe que resume de forma acertada su preocupación sobre los efectos en salud humana  de los DE.
La exposición a DE no solo provocaría alteraciones en el organismo expuesto, sino también en su descendencia. El hecho que sean sustancias liposolubles que pueden permanecer en tejidos donde hay grasa como hígado y cerebro , como asi también la posibilidad de generar modificaciones a nivel del ADN, podrían justificar su persistencia transgeneracional.

Esto tendría que poner en alerta a la humanidad ya que el efecto prolongado de estos DE sobre la reproducción y el sistema hormonal puede poner en riesgo a todas las especies.


RECOMENDACIONES

Sobre todo y con especial atención en los grupos de máxima vulnerabilidad, mujeres embarazadas, mujeres y varones en edad reproductiva, niños y púberes.

  1. Consumir alimentos libres de agroquímicos , verduras orgánicas , pollos de granja .
  2. No consumir soja en exceso sobre todo la transgénica
  3. Evitar el uso de pantallas solares con CINAMATOS y CAMFORES ,  además esto puede afectar a los peces que luego serán ingeridos por los humanos.
  4. Evitar uso de juguetes con PVC (de niños y adultos)
  5. Evitar contacto con pinturas de latex, detergentes, adhesivos o herbicidas que contengan NONILFENOL.

Por lo tanto debemos tomar por costumbre leer la letra pequeña de los envases en busca de estas sustancias no del todo saludables, y lo mas importante promover la cultura del cuidado del medioambiente sobre todo educando a  los niños tendiendo a lograr una generación mas ecologista , ya que este es el único planeta que tenemos y nuestro cuerpo es la casa que nos toca habitar.

Sobre Sandra Magirena

Médica UBA. Ginecóloga y Sexóloga. Especialista Certificada en Ginecología Infanto Juvenil. Miembro del Equipo de Vulnerabilidad Infanto Juvenil del Hospital Álvarez, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina.
«
Siguiente
»
Anterior

No hay comentarios:

Comentar