Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style6

“Mi marido quiere tener sexo tres veces por semana y yo no tengo ganas “
“ Trato de quedarme dando vueltas en la cocina así el se duerme antes que yo vaya a la cama”
“ Me cuesta mucho poder llegar a un orgasmo , y mi marido no me entiende”
“ Cada vez tengo menos ganas de tener sexo, ¿es normal?”

Quizás estas sean solo algunas de las inquietudes  que recibimos  en el consultorio respecto de la sexualidad de la mujer después de la menopausia. Y esto siempre y cuando la mujer se atreva a traerlo a la consulta o el ginecólogo a investigarlo.

¿Qué le pasa  a la mujer al llegar a los 50?
La menopausia es el fin de las menstruaciones, muchas veces y sobre todo en nuestra cultura, se toma como el fin de la sexualidad. Los calores, la flaccidez, la sequedad vaginal, y la tan temida perdida del deseo sexual , son algunos de los fantasmas que acechan a la mujer desde el modelo social actual , donde el acento se pone en el físico.

¿Cuánto de mito y realidad hay en todo ello?
Veamos, el cese de las menstruaciones marca el fin de la capacidad reproductiva. Los ovarios deja de funcionar y producir estrógenos , esto se siente en el cuerpo (como se siente la disminución de la tensión eléctrica en el hogar) y por ello los órganos manifiestan el impacto. La piel pierde su trofismo, el pelo se debilita, el hueso se descalcifica, el metabolismo en general cambia, el cerebro modifica su química;  pero si lo miramos antropológicamente esa mujer ya no tendrá que hacerse cargo de su cría como antes, su trabajo disminuirá, tendrá mas tiempo para dedicarse a ella, no necesita un físico tan fuerte para soportar el trabajo de la crianza y se liberara también de la preocupación por embarazarse.
Esto la pone en un lugar social mas libre con mayor capacidad y libertad  para decidir y  conectarse con el placer. Si bien es cierto que los cambios hormonales son bruscos y eso se percibe en el cuerpo, toda mujer debería estar preparad para ello, y prevenir los efectos de este impacto.

¿Y cómo?
En primer lugar informándose de los cambios fisiológicos  que van a acontecer, preguntándole a su ginecólogo de que manera prepararse, como quien va  a correr una maratón, entrena su físico para el evento. Realizar los controles periódicos de salud y el chequeo ginecológico. Las recomendaciones dietéticas se centrarán en un aumento de consumo de los alimentos ricos en calcio, una adecuada exposición solar diaria, moderación en el consumo de alimentos ricos en proteínas animales. Recientes estudios hablan que tomar dos copas de vino tinto diario mejora la respuesta sexual en la mujer.

La actividad física centrada en el trabajo aeróbico de bajo impacto, ayuda a remodelar el hueso y la practica de algún tipo de trabajo corporal energético como el Yoga,Tai Chi o  Chi Kung, mejoran el equilibrio mente cuerpo.

Mantener  una vida sexual plena y activa, adaptando la frecuencia y modalidad del encuentro con el otro a las circunstancias que la vida presenta en este instante, y no quedarse prendida a modelos anteriores o a exigencia que marcan las pautas de cultura, favorecerá la conexión con el espacio intimo, momento crucial para el despliegue del deseo.

El mejor remedio para combatir la sequedad vaginal es el masaje y el empleo de lubricantes acuosos. Masajes que podrán hacerse en compañía o a solas con la ayuda de un buen vibrador especialmente diseñado para esta función.

Hablar con la pareja, consensuar que es lo que se quiere, desea y más  gusta, tratando de recrear el encuentro desde un lugar de juego y creatividad, como si volviesen  a conocerse.
El reencuentro, con esta nueva mujer, en un escenario recreado y acomodado a estos nuevos paradigmas, desde un lugar sentido y de profunda conexión con el Ser interior hará que esta etapa de la vida sea un momento para descubrir y descubrirse plenamente.

Dra. Sandra P. R. Magirena
Medica Ginecologa y Sexologa

Sobre Sandra Magirena

Médica UBA. Ginecóloga y Sexóloga. Especialista Certificada en Ginecología Infanto Juvenil. Miembro del Equipo de Vulnerabilidad Infanto Juvenil del Hospital Álvarez, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina.
«
Siguiente
»
Anterior

No hay comentarios:

Comentar