Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style6

Por Eliana D´Alessandro.

Breve Introducción:
¿Qué es el Yoga?
Según Patanjali (1), sabio que sistematiza los conocimientos y filosofía del Yoga, nos conecta con el objetivo del yoga: Yogash Citta vritti nirodha o el yoga como el cese de los movimientos mentales y su fin último, la realización de la esencia espiritual (purusha).

Chitta se traduce como todo lo que incluye: los pensamientos, prana (energía vital), manas (conciencia de los sentidos), ahamkara (el ego) y buddhi (el intelecto).

Yoga proviene de la raíz sánscrita Yug y significa: Unión. La unión tiene lugar en el alma individual (Atma) con el alma Universal (Atman). Yoga se entiende, en este sentido, como la unión de nuestro ser o Conciencia Individual, con la Conciencia Universal. Esta unión, en un sentido más restringido, también tiene que ver con la unión de las partes complementarias en el propio cuerpo. El mismo nombre Hatha Yoga, que hace referencia a la disciplina psicofísica y espiritual, también tiene que ver con la unión de las partes complementarias. Ha es sol y Tha es luna. Lo que busca el Yoga es esta unión para luego trascenderla. La unión se da en el propio cuerpo con las energías superiores (más espirituales) y las inferiores (más materiales). Unión de la cabeza y el corazón. Esto nos llevará a la trascendencia de la dualidad que se lo conoce con el nombre de maya (ilusión).

Dentro de la práctica del yoga, contamos con la parte psicofísica a la que hacen alusión los Asanas. Asana es una postura firme, cómoda y agradable. Entre los beneficios que aporta se encuentran: firmeza, salud, ligereza de miembros, equilibrio mental, reduce el cansancio, calma los nervios. Cuando trabajamos el cuerpo activamos los centros energéticos denominados Chakras. Los chakras son parte de la fisiología sutil del Yoga.

Según los textos yoguicos, contamos con siete chakras dispuestos a lo largo de la columna vertebral. Muladhara o chakra raíz es el primero, se encuentra en la base de la columna entre el ano y los genitales. Está asociado a la supervivencia y al color rojo. Su elemento es la tierra. Este chakra es importante en el terreno de la sexualidad y el fin reproductivo como preservación de la especie. Luego, en segundo lugar se encuentra  Svadishtana o morada del ser. Su ubicación es la pelvis. Está asociado al elemento agua y al color naranja, es interesante considerar la creatividad asociada a este chakra con el que se trabajará todo lo relacionado a la salud de la pelvis y suelo pélvico como se verá más adelante. En tercer lugar, siempre en orden ascendente, encontramos a Manipura o el asiento del alma. Se ubica en el plexo solar (ombligo) también conocido como el centro de poder y en la filosofía china bajo el nombre de Hara. Su color es el amarillo y su elemento el fuego, fuertemente vinculado al tema de las emociones y su expresión. El cuarto chakra es Anahata o pureza, chakra del amor universal. Se localiza en el centro del corazón. Su color es el verde y el elemento es aire, conectado con el tema de los afectos y el amor. Vishuddha o pureza se ubica en la zona de la garganta. Su color es el turquesa y el elemento también el aire, asociado a la comunicación e importante conector del centro cardíaco y la mente. Ajna es la percepción interna, la intuición o el tercer ojo. Su ubicación está entre las cejas. El color asociado a este chakra es el azul y el elemento es la luz, tiene fuerte vinculación con la clarividencia y los fenómenos más profundos de la conciencia. El séptimo y último chakra es Sahasrara o flor de loto de mil pétalos. Se ubica en la coronilla. El color es el blanco o violeta y el elemento es el espíritu.

Volviendo a la pregunta inicial, Yoga es trabajar en armonizar todos y cada uno de nuestros chakras, dominarse, dominar a maya (avidya o ignorancia). Elevarse sobre la dualidad y percibir la unidad (secreto) de la creación. La ignorancia tiene que ver con nuestra propia naturaleza. Hemos olvidado quienes somos y eso nos produce sufrimiento, el verdadero camino es volver a nuestro Ser. Veremos a continuación, en el artículo titulado: Salud de la Mujer y Yoga, el trabajo que tiene que ver específicamente con la salud de la pelvis, su conciencia y expresión, pero sin olvidar que están todos los centros conectados y trabajando uno también se potencia el otro, hacer ejercicios específicos sin olvidarnos del todo. Esta es en definitiva la filosofía y práctica del yoga.

¡Hasta la próxima entrega!

Eliana D´Alessandro
Psicóloga, sexóloga, profesora de yoga

dalessandroeliana@gmail.com

Sobre Sandra Magirena

Médica UBA. Ginecóloga y Sexóloga. Especialista Certificada en Ginecología Infanto Juvenil. Miembro del Equipo de Vulnerabilidad Infanto Juvenil del Hospital Álvarez, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina.
«
Siguiente
»
Anterior

No hay comentarios:

Comentar